Además de Spiral llegará Saw 10 ¿Hace falta?

Además de Spiral llegará Saw 10 ¿Hace falta? Las novedades sobre la franquicia vuelan de la mano de Chris Rock quien produce el spin-off de la saga. A eso se suma la producción de una décima parte. El análisis sobre una historia exprimida a más no poder.

Por Santiago Alonso

En el 2004 se estrenó de forma independiente una película de terror llamada “Saw” (“Sierra” es su traducción litearl, acá reinterpretada como “El Juego del Miedo” por motivos de impacto comercial).

La premisa era la siguiente: dos hombres que no se conocen aparecen encerrados en el baño de una estación de subte abandonada. En el medio, un hombre que se disparó en la sien aparece sangrando en el medio de los dos. Están separados en los extremos del lugar y atrapados por una cadena puesta en sus pies. Una grabación indica que si uno no mata al otro antes de las seis de la mañana habrá terribles consecuencias.

Detrás de todo esto está Jigsaw, un asesino serial que obliga a sus víctimas a participar de un acto macabro de autoflagelación con el objetivo de evitar la muerte de forma definitiva. El giro argumental de esa primera parte fue la gran sorpresa de la película, la que dotó de originalidad a la saga y permitió darle vida por varios años.

La primera parte tuvo un presupuesto de $1.200.000 dólares y recaudó $103.096.345, es decir, un megaexito impensado que supuso la concreción de las fantasías de cualquier productora. “Saw” se llevó puesta a la competencia en materia de terror. Estudios como Warner y Fox continuaban mostrando historias de fantasmas sin anclaje real, sin vuelo alguno hasta la llegada de esta saga. LionsGate y Twisted Pictures les ganaron a dos enormes en su propio terreno.

“Saw” contó con actores como Cary Elwes, Danny Glover, Monica Potter y Tobin Bell y sobre este último hay que hablar largo y tendido dadas las implicancias de su personaje en la trama.

Alerta de spoilers, leé bajo tu propio riesgo!

La premisa inicial daba para más si se considera el giro final de la primera parte: el hombre “suicidado” en el medio del baño era ni más ni menos que Jigsaw, el asesino serial que planificó todo y se maquilló para parecer muerto durante toda la experiencia de los dos protagonistas. Este hombre se llama John Kramer y su objetivo es redimir almas mediante experiencias extremas cercanas a la muerte. El, por su parte, argumenta que no es un asesino ya que nunca mató a nadie, sino que los otros tomaron decisiones con respecto a su destino.

Esto hizo que fascinante a su personaje y su historia se cuenta con mayores detalles en la esperable “Saw 2” del 2005. Esta vez mostraba a un grupo de personajes encerrados en una casa buscando salir, la policía hallando al asesino y un nuevo giro argumental.

El resultado también se vió en los números: un presupuesto de $4.000.000 y una recaudación de $147.748.505. Salvo por la primera parte, Saw como franquicia nunca tuvo el apoyo de la crítica o la prensa especializada pero si el apoyo del público, tal y como los números lo demuestran.

Una vaca que no para de dar leche

Las continuaciones siguieron generando grandes dividendos para Lionsgate y a partir de la tercera parte, hallar una nueva historia de esta saga cada año en las salas, constituía un clásico para la temporada de Halloween en Estados Unidos. Fue tan exitosa que hasta patrocinó una campaña de donación de sangre.

A medida que avanzaban las continuaciones se iban conociendo los distintos interrogantes que planteaba la saga ¿cómo hacía John Kramer para armar las trampas? ¿Quiénes eran sus ayudantes? ¿Cuáles eran los motivos de ellos para ser parte de todo esto? ¿Cuál es la motivación central de Jigsaw? ¿Cómo es que el FBI no logra atraparlo?

A partir de la cuarta parte hace un giro al genero policial, con algunos leves puntos de conexión con la película Seven de David Fincher, sólo que “El Juego…” es más cruenta en materia de violencia y gore extremo. Sin embargo el público buscaba conocer más al personaje central y sus motivaciones y no tanto la sangre en si misma. En el único caso donde la historia pasa por lo segundo y no tanto por lo primero es en Saw 7 o Saw 3d, estrenada en el auge de las películas en tercera dimensión, algo que en esa época constituía una novedad.

Con Saw 6 y 7 se cerró de forma definitiva la historia de John Kramer (que había muerto en la tercera!) y a partir de ahí ya no había más nada que contar. Todo estaba delante de nuestros ojos, sin margen para interpretaciones. Una historia definitiva y cerrada estaba en estas últimas dos películas, en particular en la 6ta que dejaba en claro todo y en la 7ma un ajuste de cuentas entre dos personajes secundarios. No había más. Fin.

Pasarían 7 años hasta que un trailer brindara algo de esperanza y al mismo tiempo mucha preocupación. Nadie quiere asistir a la decadencia de un relato que maravilló a una generación por el simple hecho de que los productores ya sin ideas quieren recaudar más dinero. Sin embargo ahí estaba: Jigsaw (cuyo nombre original era Saw: Legacy) era la nueva historia del universo Saw. Esta continuación había bajado varios cambios con la violencia (no fue el festival de órganos que supuso Saw 7), también por el cambio de directores. Antes habían sido Darren Lynn Bousman, Kevin Greutert y ahora los hermanos Spierig.

Pero Jigsaw no era continuación de nada, sino que mostraba dos cosas que resultaban obvias: el primer juego de John Kramer recreado por un sucesor (otro más) que copiaba su método. John Kramer sigue muerto desde el 2006. Al menos mantuvieron al personaje en ese nivel de dignidad.

Entonces si, tras esto ya no hay más nada que contar. Los años pasaron. Pero (siempre hay un pero), el concepto Saw sigue generando cosecha saludable para LionsGate y a esta altura es su franquicia de mayor éxito junto con Los Juegos del Hambre, entre otros.

La noticia data de hace un año: Chris Rock iba a producir y protagonizar una historia llamada Spiral. El subtítulo de la propuesta es “From the Book of Saw”, y nuevamente comenzó el entusiasmo (y la preocupación). Si bien se encara como un spin-off (historia ambientada en el mismo universo) es muy dificil levantar la vara y la película en si misma tiende su propia auto-trampa. Aquí algunos motivos:

  • Si no aparece John Kramer de algun modo concreto, la decepción va a ser total. Saw ES John Kramer (encarnado por el actor Tobin Bell) y ya se comprobó en historias previas que sin su carisma, tono y presencia, la película hace agua.
  • Si se plantea la historia con un sucesor o un “copycat” no será nada original. Acá no se trata de un nuevo Batman o James Bond donde los distintos actores buscaron recrear un concepto. Saw es una saga personalista apoyada en un actor con facciones, gestos y forma de hablar irrepetibles.
  • Si el nuevo Jigsaw es el propio protagonista o su colega, será predecible totalmente y no supondrá sorpresa alguna. Apenas puede salvarla parcialmente la aparición de Samuel L. Jackson.

Con esto nadie dice que vaya a fracasar, pero lo cierto es que deberá mostrar una historia atractiva y fresca, cosa difícil considerando que el material para contar algo distinto escasea desde hace varias entregas.

Por si esto fuera poco, trascendió que además de Spiral, llegará una decima entrega, algo que no se entiende argumentalmente por lo expuesto párrafos atrás. Jigsaw cumplió con todas sus venganzas y saldó todas sus deudas ya sea estando vivo como por intermedio de sus sucesores como Amanda, el detective Hoffman o Logan, quien en la última entrega popularizó la frase “Yo hablo por los muertos” y – sinceramente – resucitar esta aventura de horror resulta casi imposible. Habrá que esperar a ver Spiral para conocer el rumbo de una franquicia dispuesta a dar siempre más, aún cuando no haga falta.

Si querés recibir noticias directamente a tu celular de forma gratuita escribinos a nuestro Whatsapp ingresando en este enlace.

2 thoughts on “Además de Spiral llegará Saw 10 ¿Hace falta?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *